9 de abril de 2013

Sooner or later.

Estamos dados vuelta. Sí, el mundo gira, ¿y qué? Seguimos dados vuelta. Llenando poco a poco el único frasco que debe permanecer vacío. El de las preguntas que nunca deben ser contestadas. El de las flechas que recorren líneas rectas sin desviar jamás su trayectoria. El del caos y la sordidez. Vaciando en cambio las certezas que siempre fueron dichas y elevadas al grado de la fe. Reconfortándonos en el vacío por primera vez. Donde la inocencia se vuelve realidad e incluso vale la pena si es para volver a sentir. Rogando por ese remedio infalible que no se consigue en ningún mostrador. Reprimiendo a la mísmísima represión. Deseando que nos quiera sólo el que no nos puede querer. Aunque eso sólo ocurra en los cuentos donde no existe el derecho ni el revés.  

5 de abril de 2013