18 de febrero de 2013

Enamorada del AMOK.




Viejas almas en jóvenes hombros
cómo lucirás cuando envejezcas.

Tenés que tomar todas tus opciones.
El libro del perdón.

Pero está acabando conmigo.
(si me libero de todas mis trampas y redes)

Vos me metiste en el lío,
vos me sacás.

Me vine abajo.

Y mientras mi corazón sigue volviendo,
estoy perdido, estoy liviano con los brazos a mi lado,
espero poder superar esto, estoy corroído,  estoy esperando, estoy acá.

Y no podría importarme menos,
sé que es inútil,
sé que sos vos, o al menos eso creo.
Y me parece que no podría importarme menos.

¿Por qué ser lluvia cuando se puede ser sol?
¿Por qué atarte a alguien?
¿Por qué estar acá cuando podés estar en cualquier otro lugar?
Bueno, yo lo sé, pero no me importa.

Vos no te vas a ir,
vos no te vas a ir tan fácilmente

(Si venís a mí esta noche,
voy a ser tuyo para siempre)

¿Y por qué siquiera preguntás?
Si yo me olvidé quién soy.
Serpientes desenrolladas
presionadas contra el vidrio.
Todas las cosas que no tenés que preguntar.

Pero ves a través de mi.

Estoy estropeándolo, rompiendo el equilibrio,
saliendo de mi trayectoria,
mientras que todos ustedes se aceptan.

Un centavo por tus pensamientos, mi amor.
Son espaguetis, me poseen
trato de ser un asesino de los pensamientos,
pero vuelven a atacarme.
Ellos cortejan desastres,
vos me vas a olvidar
y ellos me distraen.

Vos me tenés para agarrarte.