18 de septiembre de 2011

15 de septiembre de 2011

Saber

11 de septiembre de 2011

...

Me preguntó si le tenía miedo a la muerte. Le dije que no. Que la muerte al menos es previsible, que tarde o temprano llega. Hace un tiempo unos chicos muy inteligentes me retaron en un bar a que les dijera una verdad absoluta. Me quedé en blanco. La muerte en ese entonces para mi no era ni siquiera una verdad. Pero lo es. Y es tan absoluta como inevitable.
La vida es mucho más difícil, y da mucho mas miedo. Sí. La vida es completamente imprevisible. E incontrolable. Uno puede estructurarse de tal manera, que termina creyendo que es feliz. Todos estamos en esa búsqueda. Pero de golpe la intensidad aparece repentinamente. Y las estructuras se desmoronan como todo lo demás. Y sólo queda vivirla. Aún con los riesgos que conlleva. De repente unos ojos que te miran, unas manos te tocan, un deseo se impone en una esquina y te hace girar hacia el lugar menos pensado.
Si aceptamos que la vida nos sorprenda, con toda la intensidad de la que es capaz, entonces no importa el miedo ni lo absoluta o inevitable que pueda ser, la muerte ya no existe.

10 de septiembre de 2011

Your eyes, they turn me

In the deepest ocean
the bottom of the sea
your eyes,
they turn me
why should I stay here?
why should I stay?

I'd be crazy not to follow
follow where you lead
your eyes,
they turn me

Turn me onto phantoms
I follow to the edge
of the earth
and fall off
Yeah, everybody leaves
if they get the chance
and this is my chance


Radiohead - Weird Fishes



6 de septiembre de 2011

La Conjura de los Necios




"Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo reconoceréis por este signo: todos los necios se conjuran contra él".


Jonathan Swift


Sin ganas de escribir, transcribo directo de lo que escribí en el foro, sólo porque este libro lo merece:


Bueno, no sé bien por donde empezar a recomendar La conjura de los Necios. Primero tengo que decir que es sin dudas de lo mejor que leí. Por varias cosas, es una novela que critica de una manera irónica, sarcástica, graciosísima e inteligente al sistema, desde todos los lugares posibles, pero con una inteligencia y una ocurrencia que pocas veces había visto. El protagonista, Ignatius Reilly es, además de increíblemente inteligente, una persona sin cinismo, que vive fuera de cualquier convención y cualquier marco cultural, pero sin siquiera decidirlo. Simplemente atraviesa otra realidad diferente a la de los demás, sin ningún tipo de remordimiento ni conflicto. De hecho, pone en evidencia lo patético del sistema sin siquiera tener que hablar ni proponérselo, simplemente su existencia es testimonio de eso. Hay además componentes psicológicos interesantísimos en Ignatius, sobre todo en sus vínculos (con todos y todo en general) y es genial como el autor describe sus diversos procesos físicos (malestares y cosas muy graciosas de hecho, como una especie de válvula que se cierra y se abre dependiendo de su estado emocional) que ponen en evidencia de una manera críptica y simbólica sus afectaciones emocionales. De hecho, su aparente ausencia de conflictos internos se ven reflejados sólo por estas descripciones físicas que son sólo signos de supervivencia. Es un ser que cree ser mental, pero al mismo tiempo es sumamente animal e instintivo, puro ello. Pero no es sólo eso, no! El resto de los personajes, todos ellos, son al mismo tiempo fascinantes y si se lee desde varios lugares, todos representan una diferente manera de enfrentarse al mundo, una visión distinta de como vivir, tanto social como espiritualmente. Sinceramente, hacía mucho que no leía algo que dijera GUAAAAU. Se convirtió en uno de mis libros preferidos, sin ninguna duda.