22 de diciembre de 2011

Sometime

A veces las cosas buenas empiezan de forma caótica.
Muchos se bajan por miedo.
Aquel que permanece ante tal absurdo cuenta algo distinto.

21 de diciembre de 2011

Instinto

Veo una cama y un hueso..mmm.


Pero hay un problema...




Yo me subo a ver que onda...


Parece que duerme...


Ya me lo gané...


Ou ou...





Se distrajo con algo...


A ver que onda...


Oh nooooo...


Mi pataaaa!!...


Mi cuelloooo!!...


Mejor le pido perdón...


Ya lo tengo...


Lo llaman a comer...


Mejor yo me quedo...


Mmmmm...


Soy un geeeeenio...


Batmaaaaaan chanananananana batmaaaaaaaaan...

11 de diciembre de 2011

Mas

Si el mundo que nos obligan a aceptar es falso y nada es cierto,
entonces cualquier cosa es posible.
Al descubrir lo que amamos, descubriremos lo que
odiamos y nuestros obstáculos.
La comodidad no es algo que esté a la venta.
El cuestionamiento sobre la felicidad,
nos corta las cuerdas vocales.
La sociedad es un fraude tan completo y sobornable
que exige ser destruida más allá del poder de la memoria.
Adonde haya fuego, llevaremos gasolina.
Interrumpiremos la continuidad de las expectativas normales.
Todo depende de nuestras acciones.
Para romper con la sociedad consumista y liberar
nuestros deseos de naturaleza más auténtica.
Para demostrar cómo es la vida ahora y cómo podría ser.
Para sumergirnos en la tarea de actuar.
Será algo intenso intercambiar amor y odio, vida y muerte,
terror y redención, repulsiones y atracciones.
El concepto de libertad es tan imprudente que se resume en
la negación total a restricción alguna.
Escaparé no sólo a la eternidad
sino también al infinito.

2 de diciembre de 2011

Adiós

Separarse de la especie por algo superior
no es soberbia, es amor.

No es soberbia, es amor.

Poder decir adiós, es crecer.

1 de diciembre de 2011

Para vos

Sos la persona que más admiro en el mundo.
Porque a pesar de todas las que pasaste,
en tus ojos sigue viviendo la misma alegría.
No se apaga. No permitís que nada la apague.
Me hacés reir tanto que me duele la espalda.
Y cada día con vos es distinto.
Y cada momento con vos es ahora.

Un día vas a cambiar el mundo.


20 de noviembre de 2011

True Love Waits


No estoy viviendo, sólo estoy matando el tiempo

El amor verdadero espera en áticos encantados.

Tan sólo no te vayas
No te vayas

18 de noviembre de 2011

A veces nos olvidamos

Que la alegría nace de adentro nuestro.
Que no se termina.
Que nadie nos la da, ni tampoco nadie nos la quita.
Que es sólo nuestra.

A veces también nos olvidamos que no tenemos la capacidad de lastimar a nadie.
Y por lo tanto tampoco nadie tiene el poder para lastimarnos.

A veces nos olvidamos de nuestra propia fuerza.
Y no hay nada más hermoso que ser conciente de ella.

14 de noviembre de 2011

Parábola

Apenas podemos recordar quién o qué vino antes de este precioso momento.
Estamos eligiendo estar aquí, ahora.
Aguanta, quédate dentro.
Esta sagrada realidad, esta sagrada experiencia.
Eligiendo estar aquí dentro.

Este cuerpo. Este cuerpo me contiene.
Sé mi recordatorio de que no estoy solo aquí dentro.
Este cuerpo. Este cuerpo conteniéndome.
Sintiéndome eterno.
Todo este dolor es una ilusión.

Vivo, yo.

Girando alrededor de esta parábola familiar.
Hilando, tejiendo alrededor de cada nueva experiencia.
Reconoce esto como un sagrado regalo,
y celebra esta oportunidad de estar vivo y respirando.

Este cuerpo conteniéndome me recuerda mi inmortalidad.
Abraza este momento y recuerda, somos eternos.
Todo este dolor es una ilusión.

Parábola - Tool

Hay mucho de heroísmo en morir haciendo lo que nos apasiona. El héroe es áquel capaz de hacer algo extraordinario en contexto con la cultura y el tiempo. Y sin lugar a dudas, vivir apasionadamente, hoy es algo extraordinario. No muchos lo hacen, no muchos se animan, no muchos se arriesgan. Morir haciendo lo que nos apasiona, no sólo implica poder vivir haciendo lo que nos gusta, sino correr un riesgo. Hacer un intercambio: yo pongo mi vida para conseguir la pasión.
La muerte es aparentemente la parte más difícil de todo esto. Digo, aparentemente, porque el gran problema que se nos presenta, es el hecho de olvidarnos que el cuerpo es finito, el nuestro y el de todos los demás. Que la vida como la conocemos (que es sólo una forma física) tarde o temprano, imprevista o lentamente, llega a su fin.
También hay otro problema. Aferrarse a todo aquello que se termina, todo aquello que vive en el tiempo. La mayoría de las personas viven a través de su mente, y la mente sólo puede aferrarse a lo tangible, a lo que se ve, a lo que se toca, a lo que en mayor o menor medida, da seguridad.
Es difícil aceptar la muerte cuando morimos todos los días. Porque cuando no estamos viviendo, cuando nos estamos matando un poco más todos los días (matando nuestros deseos, matando nuestros sueños, matando nuestras ganas, matando nuestra intensidad y apagando ese fuego) la muerte física llega como la confirmación oficial, de que va a llegar un instante, en que lo poco que podemos comprender, ya no va a existir. Y cuando alguien se nos va, no nos queda nada.
Sin embargo, somos. Somos una esencia que ni la mente ni el cuerpo pueden abarcar. No se puede comprender lo que digo desde el entendimiento ordinario. La muerte hay que vivirla y experimentarla en vida, pero sólo para renacer con más fuerza. Para vencer las limitaciones, y vencer los miedos. Porque si no es asi, no nos queda más que la muerte.
Si no se busca más allá, si no somos concientes a cada minuto de lo que somos, entonces quedamos encerrados en una cárcel donde lo que tiene sentido, es algo que finalmente se nos escapa.
Pero somos eternos. Somos una energía que nunca muere. Sólo se transforma. Esa, que podemos sentir cuando cerramos los ojos y nos sentimos totalmente conectados con lo que somos. Eso que podemos sentir en esos momentos en que la alegría nace de adentro y no la podemos explicar. Esos momentos en que mirás otros ojos y te sentís más vivo que nunca. Esos momentos de intensidad, de fuego. Aquellos en que la mente se queda sin palabras, y sólo hay un sentimiento de conexión, de paz.

13 de noviembre de 2011

11 de noviembre de 2011

8 de noviembre de 2011

Genialísimo

Nuestra búsqueda es liberarnos de lo negativo, que es nuestra propia voluntad por la nada.
Y una vez que hemos aceptado el instante, la afirmación se contagia.
Se forma una cadena de afirmaciones infinita.

Aceptar un instante es aceptar todo lo que existe.

7 de noviembre de 2011

Waking Life

Ella: ¿Lo hacemos de nuevo?
Sé que no nos conocemos, pero no quiero ser una hormiga.
Digo, vamos por la vida con nuestras antenas funcionando, y nos ponemos en el modo de piloto automático, sin que nada realmente humano nos sea requerido.
"Detente, avanza, camina hacia acá, conduce hacia allá" .
Toda acción es básicamente para sobrevivir.
La comunicación sólo sirve para mantener a la colonia de hormigas, zumbando cortesmente.
"Aquí tiene su cambio.
¿Bolsa de papel o de plástico?
¿ Tarjeta de crédito o de débito?
¿Quiere ketchup?"
No quiero nada de eso, quiero momentos humanos reales.
Quiero verte y quiero que me veas.
No quiero renunciar a eso, no quiero ser una hormiga, ¿entiendes?

El: Sí, muy bien. Yo tampoco quiero ser una hormiga.
Gracias por compartir eso conmigo.
Últimamente he estado en piloto automático.
No me siento hormiga, pero seguramente empiezo a parecerlo.
D.H. Lawrence habló de dos personas que se encontraban en un camino y en vez de
pasarse de largo decidieron aceptar lo que él llama "la confrontación entre sus almas" .
Es como liberar a los valientes dioses que todos llevamos dentro.

Ella: Creo que ya nos conocemos.

4 de noviembre de 2011

3 de noviembre de 2011

Me voy al carajo

Pero me banco a muerte

Oh yeahhh

:)

2 de noviembre de 2011

Es la persona que te hace ser vos mismo lo más que se pueda. La que impulsa a tu alma a crecer lo más posible. Y no todo crecimiento es agradable.

No quiero endurecerme ni insensibilizarme como le está ocurriendo a la gente que me rodea. Se encogen de hombros y se ponen otra capa de indiferencia.

Rechazan la experiencia de la vida, la madurez, el riesgo. Se niegan a evolucionar, a madurar, a cambiar, porque temen la muerte. Tratan de estafar al tiempo, quedándose quietos. Creen que es posible conservarse a base de no vivir ni amar, ni equivocarse ni dar o despilfarrar su yo.

Porque el amor no es solamente capaz de descubrir una personalidad en potencia, que no ha nacido todavía, que está enterrada o disfrazada, sino también hacerla surgir a la luz.

Necesito gente que tenga sentimientos. Cuando estoy con gente sin sentimientos me encuentro sola: no puedo amar a las personas que son sólo cabeza.

No puedo amar si tengo que vigilar al mismo tiempo, si debo enfrentarme a seres que de repente ocultan sus sentimientos humanos. Lo que yo soy incapaz de abandonar es mi convencimiento íntimo de que todo lo que se posee debe ser compartido, dado; tanto las posesiones física como las espirituales, los conocimientos, los descubrimientos, las adquisiciones
intelectuales, las técnicas, los secretos.

Tenemos demonios, y si no conseguimos domarlos, nos destruyen. Si no puedes dominar a tus demonios, sean los que sean, haces daño a los demás.

La conexión con el punto culminante de un ser humano puede resultar peligroso para la vida misma. Amas sólo lo que ves allí en potencia, y no ves la realidad.

Todo lo negativo debe morir. Sobre todo el miedo, como forma negativa de la vida.

Anais Nin


Estoy escribiendo más que nunca. Y todo cierra y concluye. Mi mundo interno y mi sentido de la estética están unidos en una única experiencia de unión con el universo.
Soy muy feliz.


1 de noviembre de 2011

Aceptar

Las emociones no están simplemente unidas a un hecho en particular. Hay todo un universo simbólico detrás. Una emoción dispara otra emoción y así, otras más viejas, y no por viejas menos intensas, ni menos dolorosas.
Es fácil que no aparezcan cuando la vida fluye de una manera tan natural como respirar.
Pero cuando la mente se entromete todo parece estancado, difícil. Es el retorno de la fragilidad. De la libertad cautiva. Del miedo paralizante.
Ese miedo que te hace escuchar sonidos que no existen, que no te deja apagar la luz ni cerrar los ojos. Que te hace creer que van a entrar a tu casa a robarte la felicidad.
Aunque tiembles, yo te abrazo.

30 de octubre de 2011

BRMC

8 de Noviembre!!!!!!!!! :)

28 de octubre de 2011

Lotus Flower

Me sacudiré y entraré en tu bolsillo
sin que te des cuenta..
Vos hacé lo que quieras.

Me sacudiré y desapareceré
voy a deslizarme lo más que pueda
y si quieres luego me aislaré.

Hay un espacio vacío en mi corazón
donde la maleza ha echado raíces.
Esta noche te liberaré,
te liberaré.

Lentamente nos abrimos
como flores de loto.
Porque yo quiero lograr lo que parece imposible
para ver que sucede si...
para ver qué es...

No puedo sacarte de mis hábitos.
Para simplemente llenar tu cabeza,
mejor escucha a tu corazón.

Temblaremos y estaremos quietos,
como los ratones cuando el gato no está,
vamos a hacer lo que queremos.

Lentamente nos abrimos como flores de loto,
porque sólo quiero lograr lo que parece imposible.
Y bailar alrededor del pozo
mientras la oscuridad queda debajo.

Antes que rellenar tu cabeza,
mejor escucha a tu corazón.


Versión libre de Lotus Flower
Radiohead


27 de octubre de 2011

:)

Estoy muy enamorada de mis pacientes.
Sobre todo de Nelly, que a veces pide que le digan Kelly porque dice que tiene más onda.
Y siempre está imaginando que alguien está tocándola.
Florcita, ese señor me está tocando el culo. Y asi, con todos.
Cada diez minutos me pregunta si la quiero.
Mucho, le contesto yo. Ella no lo sabe pero amo profundamente a las personas que me hacen reír.
También a cada rato me pregunta si se va a morir.
Nena me voy a morir? No, le contesto yo. Nadie se muere Nelly, de alguna forma todos vamos a vivir para siempre.
La sonrisa que me da cuando le contesto eso es una cosa indescriptible
Y yo también le sonrío, porque sé que no le estoy mintiendo.

También está Federico. Hoy salimos a dar una vuelta a la manzana.
No lo pude convencer para que se peine, ni para que se ponga las zapatillas en vez de las pantuflas.
La gente en la calle lo miraba raro.
Y él lejos de molestarse o de incomodarse los asustaba.
Buuuu, les gritaba en la cara haciendo unos gestos extraños con las manos.
Hacía rato que no me reía tanto viendo las caras de susto de las personas cuando se alejaban.
Por momentos decidía que en vez de hacia adelante teníamos que caminar para atrás. Simplemente porque se le ocurría así.
Me acordé cuánto amo a las personas que se ríen de la mirada de los demás.
Y las que son espontáneas, las que se guían por su instinto sin importar nada más.

Estoy profundamente enamorada de mis pacientes y no hay nada que me haga más feliz que saber que los estoy ayudando.
Ellos posiblemente no se den una idea de lo mucho que me ayudan a mi.
:)

26 de octubre de 2011

El deseo siempre termina tomando las decisiones que la mente no puede tomar

Cuando A.N. escribe, te obliga todo el tiempo a mirar hacia adentro. Y te hace saber que sólo atravesando el dolor se puede alcanzar la felicidad. En una época pensaba que esa era la excusa perfecta para aquellos a quienes no nos había tocado una vida fácil, aquellos que estuvimos obligados a lidiar con el dolor por mucho que quisiéramos escapar de el. Es cierto que hay millones de formas de negarlo, de enterrarlo, de dejarlo pasar. Pero a algunos nos toca enfrentarlo cara a cara. Un enfrentamiento sin escapatoria. Es una apuesta difícil. A todo o nada. Pero atravesar el dolor te libera para siempre. Después de eso no hay nada que te pueda matar, ni siquiera la muerte.
Las personas que no pueden atravesar el dolor, que se bancan lo que sea con tal de evitar pasar por una situación difícil, que se llenan de excusas y justificaciones ridículas porque no pueden hacerse cargo de tener que pasar por algo de sufrimiento, se terminan pudriendo por dentro. Creo que es una de las cosas más tristes que le puede pasar a una persona. Pero le pasa todo el tiempo, a demasiada gente.
Por eso es que cada vez hay menos felicidad en el mundo. Porque las personas están llenas de miedo. Y porque el miedo evita que lo que tiene que ser sea. Porque nada de esto está siendo como tiene que ser.
Punto final.

24 de octubre de 2011

La mejor carta

Hace algún tiempo no hubiera podido apreciar lo que escribís, y esto, pese a tu talento para analizar tonos matizados, y esa lucidez tuya que a veces me hace temblar. Este mundo humano que con tanta destreza exploras yo lo desconocía y lo repudiaba voluntariamente. Era demasiado joven cuando dejé de ser un aprendiz, cuando me desencarné. Entonces sólo quería elevarme por encima de las contingencias, llegar a destilar una esencia. Acepté el papel de espectador (que es todo lo que he sido, un espectador pasivo) y no de participante. Hoy, ya gastado, ya no me siento orgulloso de mi actitud. Empiezo a recelar de mi propio corazón, que yo creía cálido, y me pregunto -como frío observador- si acaso, no cometí un sacrilegio, un terrible error, una indiferencia y un distanciamiento blasfemo. Quizás merecí los relámpagos mortales de Anteros, el dios que castiga a los que no han amado de verdad.
Estoy milagrosamente conmovido ahora por tu cercanía a la vida. Hay que sentir. Debemos conocer la ternura; pero con el temperamento que tengo, el de un hombre que ha sido y es incapaz de mirar hacia adentro y arriesgarse, mis saltos hacia el cielo eran sólo relativos: la trampa definitiva. Me refugié en una existencia artificial. Era una zona muy fría, y fuiste conciente de esto mucho antes que yo. No encuentro mejores calificativos para definirte que hablar de tu sentido de las emociones cósmicas, cuando observo tu corazón polifacético, con sus contactos múltiples y sus ramificaciones. Tus escritos me trajeron la nostalgia de una vida terrena, que yo perdí en mi quimérica búsqueda de estabilidad y serenidad, en mi tierra de nadie poblada solamente por el feo cactus de la comodidad. Si pudiera elegir, elegiría tu camino. Tu capacidad de sopesar máquinas, que tanta precisión alcanza cuando se trata de sopesar lo imponderable
A la mujer hay que recordarle constantemente la existencia de mundos más amplios, míticos y cósmicos. De ahí saca su fuerza el hombre. No hay que tomar como mortales o marchitadores los acontecimientos y experiencias dolorosos, hay que esforzarse en contemplarlos como simples tormentas que se llevan consigo las hojas muertas sin destruir los árboles.
No debes dejarte atrapar por la humanidad y su ignorancia. Debes mantener vivo tu contacto con todas las cosas y tus relaciones con toda clase de gente. Siempre que te invaden excesivamente las discordias de los demás, siempre que los escrúpulos o la culpa te empujan a ir hacia atrás para ayudar a vivir a otros, y siempre que tratas en esos momentos de cristalizar hasta conformarte con un solo papel, pierdes tu capacidad de mantener y sostener la corriente, detienes los giros de las ruedas más grandes y tropiezas en los radios.

23 de octubre de 2011

19 de octubre de 2011

Those who have suffered understand suffering and therefore extend their hand


Aquellos que han sufrido, entienden el sufrimiento y por lo tanto, extienden su mano.

14 de octubre de 2011

Pum

11 de octubre de 2011

9 de octubre de 2011

Sentí compasión por el que cree que vivir en la superficie es más cómodo que vivir en la profundidad.

La charlatanería es como el aire que parte las estalactitas y las vuelve a convertir en polvo. Yo no participo. Espero. Río. Sé que la superficialidad desintegra las corrientes subterráneas que todo el mundo busca. Los ríos subterráneos de sueños, de yoes cada vez más profundos que discurren por debajo.
Mi recompensa es que a menudo me veo llevada a estos lugares, y encuentro a un personaje mucho más fascinante.
Sin embargo, por la noche me siento cansada, no tanto como antes, por mis propios fingimientos y papeles, sino debido a mi soledad, a mi incapacidad de permanecer en la periferia. Esta necesidad de una vida más profunda tira de mi y me aleja de los ambientes más perfumados, más atractivos y estéticos, y me hace renunciar cada día a cierto placer, a cierto jardín flotante, a cierta frivolidad, a cierto objeto brillante. Me hubiera gustado vivir algunos días en las páginas de Vogue o Harper´s Bazaar.
Pero prefiero mis regiones submarinas.


Anais Nin

6 de octubre de 2011

5 de octubre de 2011

Respuesta favorita de mi persona favorita en el mundo

No necesitás suerte
No necesitás nada
Vos sos todo


4 de octubre de 2011

1 de octubre de 2011

One for Yes, Two for No

I've no idea what you are talking about
your mouth only moves with someone's hands up your arse

18 de septiembre de 2011

15 de septiembre de 2011

Saber

11 de septiembre de 2011

...

Me preguntó si le tenía miedo a la muerte. Le dije que no. Que la muerte al menos es previsible, que tarde o temprano llega. Hace un tiempo unos chicos muy inteligentes me retaron en un bar a que les dijera una verdad absoluta. Me quedé en blanco. La muerte en ese entonces para mi no era ni siquiera una verdad. Pero lo es. Y es tan absoluta como inevitable.
La vida es mucho más difícil, y da mucho mas miedo. Sí. La vida es completamente imprevisible. E incontrolable. Uno puede estructurarse de tal manera, que termina creyendo que es feliz. Todos estamos en esa búsqueda. Pero de golpe la intensidad aparece repentinamente. Y las estructuras se desmoronan como todo lo demás. Y sólo queda vivirla. Aún con los riesgos que conlleva. De repente unos ojos que te miran, unas manos te tocan, un deseo se impone en una esquina y te hace girar hacia el lugar menos pensado.
Si aceptamos que la vida nos sorprenda, con toda la intensidad de la que es capaz, entonces no importa el miedo ni lo absoluta o inevitable que pueda ser, la muerte ya no existe.

10 de septiembre de 2011

Your eyes, they turn me

In the deepest ocean
the bottom of the sea
your eyes,
they turn me
why should I stay here?
why should I stay?

I'd be crazy not to follow
follow where you lead
your eyes,
they turn me

Turn me onto phantoms
I follow to the edge
of the earth
and fall off
Yeah, everybody leaves
if they get the chance
and this is my chance


Radiohead - Weird Fishes



6 de septiembre de 2011

La Conjura de los Necios




"Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo reconoceréis por este signo: todos los necios se conjuran contra él".


Jonathan Swift


Sin ganas de escribir, transcribo directo de lo que escribí en el foro, sólo porque este libro lo merece:


Bueno, no sé bien por donde empezar a recomendar La conjura de los Necios. Primero tengo que decir que es sin dudas de lo mejor que leí. Por varias cosas, es una novela que critica de una manera irónica, sarcástica, graciosísima e inteligente al sistema, desde todos los lugares posibles, pero con una inteligencia y una ocurrencia que pocas veces había visto. El protagonista, Ignatius Reilly es, además de increíblemente inteligente, una persona sin cinismo, que vive fuera de cualquier convención y cualquier marco cultural, pero sin siquiera decidirlo. Simplemente atraviesa otra realidad diferente a la de los demás, sin ningún tipo de remordimiento ni conflicto. De hecho, pone en evidencia lo patético del sistema sin siquiera tener que hablar ni proponérselo, simplemente su existencia es testimonio de eso. Hay además componentes psicológicos interesantísimos en Ignatius, sobre todo en sus vínculos (con todos y todo en general) y es genial como el autor describe sus diversos procesos físicos (malestares y cosas muy graciosas de hecho, como una especie de válvula que se cierra y se abre dependiendo de su estado emocional) que ponen en evidencia de una manera críptica y simbólica sus afectaciones emocionales. De hecho, su aparente ausencia de conflictos internos se ven reflejados sólo por estas descripciones físicas que son sólo signos de supervivencia. Es un ser que cree ser mental, pero al mismo tiempo es sumamente animal e instintivo, puro ello. Pero no es sólo eso, no! El resto de los personajes, todos ellos, son al mismo tiempo fascinantes y si se lee desde varios lugares, todos representan una diferente manera de enfrentarse al mundo, una visión distinta de como vivir, tanto social como espiritualmente. Sinceramente, hacía mucho que no leía algo que dijera GUAAAAU. Se convirtió en uno de mis libros preferidos, sin ninguna duda.

13 de agosto de 2011

Mundos

Estaba mi mundo y más atrás, el suyo. Y no había forma de entrar en él. Porque millones de llaves lo cerraban. Y una era más dolorosa que la otra.

Estaba el mundo que compartía con todos los demás, menos con el suyo. Estaba alejado de todos. Aún así, yo sabía que podía conocerlo. Pero ¿estaría dispuesto a atravesarlo otra vez?

Era un mundo que te absorbía sin que te dieras cuenta. Quizás no había que darse cuenta de nada. Quizás había sido así desde el principio. Tal vez tenía que ser de esa manera. En definitiva, nunca sabemos hasta donde podemos elegir. Ni siquiera sabemos si podemos elegir en algún momento.

Uno siempre piensa que el propio dolor es inabarcable. Hasta que se encuentra con el verdadero dolor. No con uno en particular. Sino con el dolor del mundo.

Resultó que para él, aún antes de que el mundo fuera considerado como tal, ya estaba lleno de contradicciones. Iba tan ligero de un lado para otro que nunca encontraba un borde del cual agarrarse. Llegó un momento, en que ya no podía verlo siquiera. Y todos sabemos lo que pasa cuando dejás de ver algo. Ya no existe, y no importa si alguna vez fue real o no.

Entonces hay otro lugar al que ir. Siempre. Y él confiaba en ese lugar más que en ningún otro. Era simple, siempre que se moviera, ese rincón lo seguiría.

Ahí todo era tal cual como lo quería. Incluso cuando, sin siquiera proponérselo, encontraba otros mundos, parecidos al suyo. No había pasado muchas veces, dos o tres como mucho. Aún así, sabía que sin ningún esfuerzo, de vez en cuando podía no sentirse tan solo. Todo se daba tan naturalmente que incluso se acostumbró a esperarlos.

Un día se encontró con uno de esos mundos. Y le atrajo. Tanto que por primera vez conoció lo que era el deseo. Pero esta vez nada sucedió. El otro mundo no sentía ninguna atracción por el suyo. No lo supo hasta cierto tiempo después, pero se había encontrado con un mundo tan único y especial como el suyo. La diferencia era que ese otro no sabía que existían más como él. A su alrededor había más llaves de las que podía imaginar. Muchísimas más de las que cerraban el suyo. Pero no había dolor en ellas, había algo mucho peor. Indiferencia.

De pronto todo aquello que era natural, dejó de serlo. Y nadie nunca pudo reponerse de eso. Cuando sabemos que algo va a darse de tal o cual manera, y simplemente no sucede así, tenemos sólo dos opciones. O lo dejamos ir o se nos mete adentro. Tanto que es imposible escapar. Es mucho más simple de lo que imaginamos: siempre hay un momento en que podemos elegir la muerte.

Cuando me di cuenta, estaba mi mundo pero ya no estaba el suyo. Lo busqué a mi alrededor, pero ya nunca lo encontré. Hubo días en los que me levantaba esperando que apareciera de repente, incluso a veces soñaba que si ya no lo veía, era porque estaba escondido, en algún rincón del mío.

Nunca supe donde fue. A veces podía ver al otro paseando con indiferencia alrededor del mío. Me buscaba, intentaba seducirme. Pero cómo podía siquiera pensar en detenerme en él. No era miedo. Resultó que yo también estaba eligiendo. Mientras que el dolor puede mantenerte con vida, la indiferencia puede desintegrarte para siempre.

13 de julio de 2011

Ni

Se sentía como la última noche. Pero no tenía miedo. Supe que no lo era cuando encendí un cigarrillo. La última noche debería ser rendición. Y cuando nos rendimos lo cotidiano es infinitamente más intenso. Lo se porque me rendí muchas veces.
Los universos simbólicos aparecen tan rápido como desaparecen. Y no importa cuánto grites ni cuán profundo caigas. Ya no existe. Tampoco vos. Desaparecés en cada esquina.
Las imágenes te aplastan. Se van a volver gigantes y nos van a devorar. Ya lo hacen.
Quedás reducido a un pensamiento. El Otro no es más que vacío. Siempre podés estirarte un poco, tocarlo. No importa cuánto, tampoco el tiempo.
Ni siquiera importa cuantas veces se te quiebren las costillas, la única verdad se escapa entre los dientes.

20 de mayo de 2011

Stop Whispering

¿Tenés idea hace cuántas vidas se conocen ustedes?

No, pero imagino que muchas.

Sino no habría manera de explicarlo.

De todas formas dicen que en las distintas reencarnaciones siempre te encontrás con la misma gente, sólo que tienen roles distintos.

¿Vos querés decir que, por ejemplo, en otra vida mi hermana puede ser mi novio?

Exactamente

Vos estás loca.

Puede ser

¿Te dijeron alguna vez que sos engreída?

Si, muchas veces. Pero no lo soy.

Lo sos.

No, de hecho no soy nada.

¿Qué querés decir con que no sos nada?

Que soy todo.

Ah bueno.

Que soy todo lo que vos quieras pensar que soy.

Bueno, pienso que sos engreída.

Okey

¿Y no te importa que te lo diga?

No. ¿A vos te importa?

A mi me importa que no te importe.

La mirada del otro no me importa. Porque no me define.

¿Pero si te digo que me molesta?

Sigue sin importarme.

¿Te molesta a vos, por qué tendría que importarme a mi?

Porque estamos relacionadas, porque se supone que me querés.

Y porque te quiero no me importa.

Entonces si te lo dice alguien que no querés te importaría?

No, seguiría sin importarme.

Ok, al menos te importa lo que pensás vos de vos misma?

Tampoco eso me define.

Y qué te define?

No me define nada, no necesito definirme.

Qué pensás de la muerte?

No pienso nada.

No pensás nada sobre nada?

Si, pienso sobre muchas cosas pero aprendí a no darle importancia a lo que pienso.

Y cómo aprendiste?

Cuando me di cuenta que lo que pensaba tenía el poder de destruirme.

Pero lo que pensás también forma parte de lo que sos.

No, lo que pienso no es lo que soy, de hecho si puedo decirte que lo que pienso no es lo que soy, es porque lo que pienso está fuera de mi, porque hay un lugar desde el cual puedo observar a lo que pienso y decirte: eso no es lo que soy.

Y qué es ese lugar?

No puedo definirlo.

Y cómo se que yo puedo encontrar ese lugar?

No es un lugar, es lo que sos. Cuando lo encuentres te vas a dar cuenta.

No te entiendo.

Cuando lo encuentres me vas a entender.

Pero yo lo quiero encontrar ahora.

Entonces dejá de pensar.

No puedo.

No podés porque eso tiene mucho poder, porque creés que si no pensás no sos nada. Tenés miedo.

A qué?

A no ser. Y a lo que te dice tu pensamiento sobre vos, sobre la vida, sobre el mundo, sobre la muerte.

Bueno, no puedo negar mis partes oscuras.

Yo no te estoy diciendo que las niegues, te estoy diciendo que las aceptes.

Pero son cosas feas.

No las juzgues. Aceptarlas es no juzgarlas.

No puedo.

Algún día vas a poder

Y si nunca puedo?

Entonces vas a sufrir.

Ahora me vas a decir que vos nunca sufrís?

No

No me lo vas a decir o nunca sufrís?

Nunca sufro.

Esta es la más insólita que me dijiste nunca. Hablar con vos es imposible.

Mi ego sufre, no yo. Ya te lo dije.

Pero tu ego sos vos también.

Ya te dije que no.

Entonces es una especie de monstruo que está adentro tuyo pero separado de lo que sos?

Algo así.

Eso es un locura.

Juzgalo como quieras.

Me irritás.

Bueno, irritate.

Te odio.

Yo no.

3 de mayo de 2011

Quizás

Quería hacer feliz a todo el mundo. Pensaba que era fácil. Las palabras le salían sin pensarlas, pero a veces no era lo que decía exactamente lo que pensaba. Eso lo asustaba. Todo lo que le rodeaba era extraño, hasta qué punto se puede vivir separado del mismísimo lugar dónde uno está parado? Quizás no somos eso que se para, quizás seamos otra cosa. Sólo probablemente el cuerpo sea transitorio, aleatorio, incluso innecesario. El suicidio es para los locos. La vida es una puta oportunidad para cambiarlo todo. O varias oportunidades para no cambiar nada. Pero estaba tan loco que pensaba siempre en terminar. Y nada cambia. El mundo sigue su rumbo, las mentes fluyen, los corazones se retuercen, el sudor cae en los rostros del esfuerzo vano, inútil. Las historias se cuentan y se callan, pero se acumulan. Cae el agua desde el más allá pero después para, siempre para. Mas él, es eterno. Sólo es. Y todo lo anterior no es nada. Aunque lo entienda, es feliz. Nada puede detener su expansión. Ni siquiera toda la mierda atrapada en este mundo que lo rodea.

18 de abril de 2011

Pará un poco, en serio. Te está devorando el personaje.

Poder ver la vida como una especie de película portagonizada por uno, donde uno cambia constantemente de lugares, situaciones y caracterizaciones es interesante. Es otra de las maneras de acceder a esa mirada a través de la cual podemos vernos desde un lugar diferente al de la mente. Porque es ella la que nos hace creer que sólo somos eso. En verdad, el personaje puede asumir millones de características distintas a lo largo de la vida. Aunque siempre hay uno que te termina comiendo. Ese, es el que te hace sufrir.

13 de abril de 2011

Immerse your soul in love

No sé muy bien por qué, pero si pudieras transferirme todo tu dolor yo lo aceptaría con gusto con tal de verte feliz, desarrollando todo el potencial que tus conflictos no resueltos limitan. Vivir internamente todo lo que viví por muchos años tiene su parte más positiva. Ya no hay nada que me pueda quebrar.
Sé que sólo basta con mirarte para que entiendas que nunca vas a estar solo. Porque es lo que siento cada vez que me mirás. Recuerdo al conocerte estar sumida en la frustración de comprender la inexistencia del amor incondicional. Pero hoy sé que el amor no se analiza desde la mente, que en realidad el amor no es más que amor. Nada más ni nada menos que la expresión de lo que somos. Todo el aprendizaje de los últimos años en parte mayoritaria tiene que ver con vos. El espacio creado entre vos y yo. O, más bien, el no espacio. La fusión. La comprensión de que somos uno con todo.
Encontrar una persona en este mundo que me haya ofrecido su propio terreno fértil para desarrollarme, para crecer, para sufrir, para sacar lo más oscuro de mi, para aterrorizarme, para reir y encima sin tiempo, sin apuros, comprendiendo mis procesos, tolerando mis caídas y mis subidas, fue la expresión del amor en estado puro, de ser a ser. Mi propio terreno fértil hoy te lo ofrezco, para que plantes ahí lo que quieras, para que mueras y renazcas. Para que respires. Para que atravieses con amor todo lo que te toque vivir.


18 de marzo de 2011

Retomando...

El otro día hablábamos de las diferencias generacionales con mi mamá. Y básicamente de la culpa. Nuestros padres tuvieron que romper con muchas estructuras y conceptos anidados en lo cultural hacía demasiado tiempo. Y nosotros quedamos en el medio, nuestra psiquis alterada, porque nacimos en un mundo completamente distinto en el que vivimos y resulta que la transición fue en nuestra plena adolescencia. Para nosotros, todo cambió de repente. No es difícil imaginar lo que toda una serie de cambios repentinos pueden ocasionar en la frágil base emocional de un adolescente. Y resulta que al final siempre la culpa va de aquí para allá dando vueltas, y aunque luchemos contra ella siempre necesitamos ubicarla en algún lado. Hasta que la vida misma se nos cae encima para poder entenderlo todo, o casi todo. Y concluimos que la culpa no es más que un invento maldito de vaya a saber quién. Cuestión que si sufrieron más las generaciones reprimidas, las revolucionarias, las que cortaron con lo establecido y se animaron a cambiar o los que tuvieron que adaptarse rápidamente a los cambios sin opción alguna con las consecuencias que eso trae, no lo sé. Podríamos decir que todas las generaciones tienen que atravesar procesos dolorosos y nos quedamos todos contentos. Hace poco una persona bastante más grande que yo me dijo: era tal la claridad de lo que aparecía como nuevo que no elegirlo hubiera sido peor que la muerte. Eso nos pasa a todos en algún momento, para bien o para mal, depende de si lo elegimos o no. La mayoría de la gente le tiene tanto terror a la muerte y sin embargo elige morir todos los días.

Es inadjetivable la manera en la que escribe Salinger. Creo que nunca había leído algo tan bueno. Supongo que algún cuento de Borges generó en mi la sensación más intensa que me haya provocado alguna vez la literatura. Y Dostoyevski me causa una fascinación indescriptible cuando lo leo. Pero Salinger es algo completamente diferente al resto. Leerlo es tan sencillo y complejo al mismo tiempo que por momentos me desorienta totalmente.
The King of Limbs, el nuevo disco de Radiohead, es un vuelo de pájaros. Es primitivo, interno, inconciente. Sólo Radiohead puede hacer un disco con mucho de electrónico que suene tan natural. Estoy convencida que su música está inmersa en la totalidad, fluye con el Universo, sus creaciones siguen la energía del todo, es el tao musical. Sólo formando parte podés entenderlo, o al menos eso quiero creer. Y no estoy exagerando. Probablemente H se cagará de risa de este párrafo. Yo me cago de risa de su cagada de risa, y así.

Retomo, no se bien por qué, pero leer a Salinger me da ganas de escribir. Como él, es imposible, pero claro, de decir cosas, de plasmar pensamientos, todas las imágenes y los conceptos (aunque estaría en desacuerdo con esta palabra) que se me vienen a la mente. Hubo varias cosas que me pasaron últimamente, y mucha cosa audiovisual y gráfica que absorbí en este tiempo que me hicieron pensar mucho en mi mamá. Mi mamá es un ser humano, quiero aclararlo en primer término. Puede hacerme reir con la misma facilidad con la que puede hacerme rabiar. Dice las cosas más insólitas y por lo general me llama para describirme las situaciones más bizarras o para preguntarme las cosas más desopilantes. Siempre tuve muchos (y cuando digo muchos, quiero decir demasiados) rollos con lo que significa una madre. No voy a ahondar, quédense tranquilos, no quiero hacer papelones divagando sobre cuestiones que no conozco del todo bien. Pero fuera del concepto de madre que tanto influyó en mi psiquis, mi mamá es una persona como cualquier otra, con sus virtudes o sus defectos, si es que esas cosas existen. Mejor dicho, con sus diversas facetas que me generan distinta gama de sensaciones. Muchas veces me sentí lejos de ella, tan lejos como puede una persona sentirse. Pero a la vez está tan pero tan cerca que puede ser aterrador. No ella, se entiende? Qué difícil es distinguir lo que nos moviliza de una persona de lo que esa persona realmente es. Pienso, ahora, que muchas veces fui injusta con ella. Recién ahora entiendo que nadie me puede hacer daño, incluso ni siquiera yo misma.

Volviendo, últimamente me cuesta mucho escribir. No tengo inspiración, no encuentro sobre qué ni como ni en que momento hacerlo. Creo que es porque estoy viviendo más hacia afuera, lo que por un lado está muy bueno. No será más que encontrar la manera de expresar esta nueva forma de estar en el mundo, esta nueva forma de estar vivo. A veces es mucho más difícil expresar la felicidad que las frustraciones o las crisis. De todas formas, cada vez que me releo hacia atrás, no hago más que confirmar que siempre fui feliz, sólo que a veces uno es más o menos conciente de eso.

Por último. Estoy floreciendo.

14 de febrero de 2011

Es necesario tomar decisiones

...aunque no sean concientes y ni nos demos cuenta, porque de todas formas estamos cambiando todo el tiempo. Lo cierto es que cuando la elección se toma estando presente y a la vez con intuición todo se vuelve mucho más fácil. Ya expliqué en otras oportunidades a qué me refiero con estar presente. Y la intuición. Bueno, no sé bien como explicarla pero yo la comprendo perfectamente. Hace poco tiempo tomé una decisión importante, y lejos de juzgar los resultados por positivos o negativos, porque eso lo considero relativo y no me interesa vivir haciendo esos análisis, lo que quiero decir es que me siento bien. En una especie de orden a través del cual puedo disfrutar mi caos, mis vaivenes existenciales, mi sensibilidad extrema, mi inestabilidad emocional. Me encanta estar a la deriva pero necesitaba frenar un toque para poder definir algunas cosas. De todas formas los cuestionamientos no terminan nunca y lo mejor que se puede hacer es aceptar la incertidumbre y fluir con ella. Bueno, no voy a decir más nada, pero más allá de los prejuicios y el orgullo propio, mi decisión dio buenos resultados. Y estoy de vuelta por acá. Y hoy es un día más que especial para volver. Porque el sábado voy a estar escuchando lo nuevo de Radiohead. Porque hoy ya me compré el disco. Porque eso ya es muchísimo decir para este año que recién empieza y que por ahora es inmejorable. Todo cambia constantemente y así como a veces toca estar bien abajo, a veces, de vez en cuando, llega el momento de estar bien arriba.

18 de enero de 2011

Mi intuición nunca se equivoca

No sé bien lo que es escribir. O lo que es escribir bien. O escribir algo que valga la pena o que al menos a alguien le guste o le provoque algo. Tampoco se lo que es vivir y sin embargo lo hago, todo el tiempo. Y vivir preguntándote a cada minuto por qué, es estar condenado. Pero es una condena silenciosa, solitaria. No sé bien lo que es escribir. Sin embargo sé que si no lo hago ahora me muero. Y no me quiero morir.
Sólo se que decimos palabras iguales exactamente en el mismo momento, y que a veces hasta sabemos lo que el otro está pensando. También por instantes, nuestros movimientos se coordinan a la perfección sin que lo planeemos. No sé muchas cosas pero con saber eso me alcanza.

14 de enero de 2011

Christiania

Conocí de la existencia de Christiania hace unos años atrás, mirando uno de esos canales en los que te muestran a gente viajando por el mundo. Recuerdo haberme fascinado con el paisaje, tenía una estética particular, psicodélica, hippie. Las casitas eran chiquitas, separadas unas de otras, se lo notaba un lugar especial. Y lo era. Resulta que Christiania es un barrio danés, ubicado en Copenhague. Tiene una diferencia con el resto, una muy importante. Es un barrio autónomo, autogobernado, donde la propiedad privada no existe, sino que es colectiva, donde se acepta con los brazos abiertos a aquellas personas dispuestas a convivir cumpliendo reglas básicas: la no violencia, no armas, no drogas duras. Un lugar donde cualquier decisión se toma entre toda la comunidad, sin excepciones. Su origen es en 1971, cuando los habitantes de los barrios que rodeaban un terreno militar abandonado y poco custodiado rompieron las vallas y decidieron ocuparlo para usarlo como parque para sus hijos. Al poco tiempo se publicó un artículo en un revista de mucho éxito entre jóvenes donde se declaraba ese espacio como ciudad abierta, invitando a la sociedad civil a conquistar la ciudad prohibida de las fuerzas armadas. Lo que pasó a continuación fue que comenzaron a llegar grupos de jóvenes dispuestos a comenzar un proyecto autogestionado y a vivir en libertad. El espíritu de Christiania fue creado por los movimientos hippie, okupa, el colectivismo y el anarquismo. Christiania ha sido capaz de crear escuelas, guarderías, hospitales, y todo lo necesario para llevar una vida al margen de las instituciones tal como las conocemos. Realizan experiencias ecológicas como la de purificación del agua del canal que atraviesa su territorio, la recuperación de chatarra, la agricultura sin fertilizantes químicos o la fabricación de bio-gas a partir de la basura. La misión declarada de Christiania en 1971 fue: Crear una sociedad autónoma y autogobernada en el que todos y cada uno de los individuos seamos responsables por el bienestar de toda la comunidad. Ha de ser económicamente autosuficiente y por lo tanto, nuestra aspiración es mantenernos firmes en nuestra convicción de que la miseria psicológica y física se puede evitar. Hoy en Christiania viven más de 1000 habitantes y en el 2011 cumple 40 años de vida.

5 de enero de 2011

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

Hoy C cumple 102 años. Está contenta, al menos sonríe cada vez que alguien la saluda y la felicita como si fuese una especie de extraño ser que sigue aferrándose a la vida. Vaya a saber por qué se aferrará tanto. Pienso que tendrá sus motivos.
Toco la puerta de su habitación para saludarla. Me dice que espere un momento, se está terminando de arreglar. La técnica de los ruleros se pone rebelde con la humedad. Cuando sale la abrazo, le deseo un feliz cumpleaños. Pienso que si no estuviera en el trabajo y ella no fuera una residente sino mi abuela, o alguien fuera de mi ámbito laboral, la comería a besos. C es indescriptiblemente tierna.
La primera vez que la vi, me dijeron que tenía 101 años. La observé caminar y me pregunté qué carajos estaba haciendo todavía por acá. Hay que tener ganas. Se acercó y me preguntó mi nombre, le dije que me llamaba Florencia. Nunca lo entendió, el día de hoy me sigue llamando Valencia. Yo la corrijo cada vez, ella se ríe, me dice que no está tan alejada. Al menos las dos son ciudades europeas, me explica como si el error no importara. Y en verdad no importa. Las etiquetas, los nombres, no sirven para una mierda. A veces me olvido y ella me lo recuerda.
En 1896 el papá de C trabajaba en una compañía como ingeniero en Londres. En esa ciudad vibrante nació ella. Pero en 1916 cuando C tenía 7 años, a su papá lo transladaron a Fray Bentos, donde C vivió hasta que conoció a su esposo y se mudaron a Gualeguaychú. Allí vivió gran parte de su vida. Tuvo tres hijos. La hija mayor de C tiene como setenta años. Y todavía tiene a su mamá. Eso me pareció algo loco y enloquecedor al mismo tiempo.
Hoy C festejó sus 102 años rodeada de sus nietos. Cuando alguien le preguntó una receta para llegar tan bien al centenar y pico de años ella contestó sin dudar: risas, vino y viajes. Yo estaba sentada mirándola. Si fuera tan sencillo, pensé. Pero al segundo me di cuenta que lo es. Así te lo hace sentir ella.
Cuando M se acercó a abrazarla se le escaparon unas lágrimas. Le dijo que le emocionaban sus ganas de vivir. C sonreía. M le repetía incansablemente que estaba cumpliendo 102 años, como si ella no lo supiera. En un momento C se puso seria y le preguntó ¿por qué?, ¿por qué yo?. Es increíble, pensé, no importan cuantos años pasen, todos vamos a morir preguntándonos lo mismo. M se quedó callada. No supo que responderle, se limitó a abrazarla nuevamente, llorando como una nena grande, como si la sola presencia de C pudiera resolver el misterio de la vida.
Pienso en salir a fumarme un cigarrillo. Mientras tanto un grupo de gente se acomoda alrededor de C. Están por cantarle el happy birthday. Decido quedarme. Ella sonríe y apaga una vela casi que sólo con la mirada. La hija le pide que cuente una anécdota particular. La mira a C como diciendo: vos sabés de cual te hablo. Se la nota orgullosa de su madre. C cuenta que cuando tenía 14 años, sus padres decidieron mandarla como pensionista a una escuela-convento en Richmond, Yorkshire. A bordo del barco C conoció a Borges. El estaba buscando practicar su inglés y encontró en ella una profesora bien dispuesta. Imaginé que Borges pudo haberse enamorado, C debió haber sido hermosa en su juventud. Dijo que durante esos días habían forjado una linda amistad, fueron sus palabras exactas. Yo sospeché que haya sido sólo eso, pero me callé. Para terminar contó que como muestra de agradecimiento recibió en su casa una copia especial del libro Fervor de Buenos Aires. Dijo que aún lo guarda como si fuese oro. Pensé que cuando C ya no esté, su hija y más tarde su nieta van a guardar ese pedazo de historia. Me di cuenta que tengo que pedirle algo a mi nono, un pedazo de lo que sea que me lleve directo a su vida fascinante. Entendí lo orgullosa que estoy de mi nono.
C juega al bridge todos los martes. Es una de las sólo cuatro personas (en una residencia donde viven casi 60 ingleses) que todavía hoy puede resistir dos horas con la concentración, la atención y la memoria que requiere ese juego de cartas. Algunas ya ni se acuerdan como jugarlo, otras simplemente ya no tienen ganas de hacerlo. C sí, se pone su mejor ropa y sigue jugando como si el tiempo no existiera. Y es que en realidad no existe. Eso es lo más importante que aprendí de C.