30 de abril de 2010

I Will


I will
lay me down
in a bunker
underground
I won't let this happen
to my children
meet the real world
coming out of your shell
With white elephants
sitting ducks
I will rise up
Little babies' eyes
Little babies' eyes
Little babies' eyes

Radiohead
Hail to the Thief


Thom Yorke escribió esta letra reflexionando sobre el
bombardeo que los EEUU realizaron en 1991 a un refugio
anti ataques aéreos de Amiriyah (Irak) durante la Guerra
del Golfo, en los cuales murieron más de 400 civiles.
La describió como lo "más furioso que jamás escribí".

Los invito a escuchar una de las canciones más crudas que

escuché, una melodía llena de furia y de muerte,
pero al mismo tiempo iluminada.

Escucharla me transmite a la perfección la idea de
"yo voy a elevarme", la idea de elevarse por encima
de la ignorancia espiritual de la especie humana.
Una canción perfecta para cerrar los ojos y

penetrar en lo más profundo de la crueldad
de los hombres y del sistema que los somete.

Una canción perfecta para atravesar el dolor
del mundo de la única forma posible,
desde la crudeza más extrema.

Pueden escucharla acá

9 de abril de 2010

Nada



llegar donde ya no hay lugar
donde la desesperación no vale
y el conocimiento no alcanza

llegar al más acá, o al más allá,
a ninguna parte
imbuído en la luz que resplandece
aún sin ser vista

quedarse sin preguntas ni respuestas
llenarse de certezas
que nunca fueron buscadas

desprenderse de lo conocido
aceptando lo que ya es
y no podrá dejar de ser jamás.

chocarse con la libertad absoluta
del entendimiento
comprenderse, para conocerse

Dejar de huir del dolor
atravesar lo que es
para reconocerse

Liberar la identificación,
emprender nuevos caminos
vivir hoy

Caminar
sin pretender encontrar
sin buscar

Vivir,
tan sólo porque la vida es
como los árboles y el mar.

7 de abril de 2010

Shiva

Estaba sentado junto al mar un día al atardecer, observando el vaivén de las olas y sintiendo el ritmo de mi respiración, cuando de pronto pasé a ser conciente de todo lo que me rodeaba como imbuido en una gigantesca danza cósmica. Como físico sabía que la arena, las rocas, el agua y el aire que me rodeaban estaban compuestos de moléculas y átomos en vibración, y que ésos eran partículas que reaccionaban entre sí, creando y destruyendo esas partículas. También sabía que una lluvia de "rayos cósmicos", partículas de alta energía que experimentaban colisiones múltiples al penetrar en el aire, bombardeaban constantemente la átmosfera terrestre. Todo esto me resultaba familiar gracias a mi investigación de la física de altas energías, pero hasta entonces sólo lo había experimentado a través de cuadros, diagramas y teorías matemáticas. Sentado en la playa, mis anteriores experiencias cobraron vida; "vi" las cascadas de energía procedentes del espacio exterior, en las que se creaban y destruían partículas en pulsaciones rítmicas; sentí su ritmo y "oí" su sonido, y en aquel momento supe que aquello era la danza de Shiva, señor de la danza adorado por los hindúes.


Sabiduría Insólita
Fritjof Capra