29 de enero de 2010

Descubrir



cuántas vidas deberíamos tener para llegar a apreciar concientemente la perfección del universo, para llegar a conocer las más bellas creaciones artísticas de los seres humanos, para incorporar en nosotros la sabiduría de la naturaleza.


Ayer leí una frase que quiero citar:

¿cómo hay cosas TAN buenas esperándonos para que las descubramos? Es maravilloso. Sólo por ese desafío deberíamos todos tener ganas de vivir.


En fin.